Entradas

La Importancia de Respirar Conscientemente

La respiración es una de las acciones más importantes en nuestra vida, ya que al respirar nos permite proveernos del aire. Este elemento natural indispensable que nos proporciona el oxigeno que necesitamos para vivir.

¿Qué significa el aire en tu vida? Te has puesto a pensar el papel desempeña el aire en tu cuerpo. Para que te sirve respirar, que valor le darías a ese insignificante acto que nunca tienes en cuenta, pero que lo realizas a cada instante inconscientemente.

Si apreciáramos un poco el acto de respirar, en vez de hacerlo inconscientemente, tener en cuenta todo lo que ayuda a nuestro cerebro y cuerpo, a mantener oxigenada nuestra sangre y regenerando nuestras células para seguir vivos. Sería hasta cierto punto lógico que deberíamos preocupáramos en aprender a respirar mejor.

Si en lugar de respirar inconscientemente, respiras conscientemente notarias cambios graduales en tu comportamiento. Te sorprenderías de ver los muchos beneficios que le aportará a tu cuerpo físico, mental y espiritual.

Las respiraciones consientes nos ayuda a bajar el ritmo cardíaco. A mantener bien oxigenado el cerebro, controlando mejor nuestra mente y cuerpo, se trata sólo de respirar manteniendo toda nuestra atención en el ritmo y profundidad al momento de inhalar y exhalar.

Al lograr mantener la atención en nuestra respiración poco a poco despejaremos nuestra mente de preocupaciones y emociones que nos están afectando. Mientras más tiempo le dediques a practicar la respiración consiente te ayudará a mejorar tu concentración.

Para realizar una respiración consiente cualquier lugar es el adecuado, y si lo realizas en tu fuente de trabajo te ayudará mucho y no te afectará en lo que estés haciendo. Sólo tomará unos pocos minutos para que la realices y al terminar sentirás sus efectos positivos.

La respiración consiente nos ayuda a relajarnos, nos trasmite tranquilidad y calma, es muy sencilla, fácil de realizar y es altamente efectiva.

Ejercicio de respiración

  1. Sentada con la columna recta y con ojos abiertos, relaja los músculos de tu cara con una leve sonrisa.
  2. Dirige tu atención a tu nariz, como si trataras de ver el aire, al inhalar lenta y profundamente siente como se van llenando de aire tus pulmones. Mantén la respiración por dos segundos.
  3. Exhala lenta y profundamente todo el aire. Al mismo tiempo relaja tus músculos dejando salir todo el aire y todas esas emociones acumuladas.

Repite al menos 3 veces al día.

Gracias por compartirnos tus experiencias, espero que te sea de utilidad en tu vida.
¡Abrazos de luz!

Te invito a conocer mis cursos de Reiki

Aprende a vivir en equilibrio y en armonía con el universo que te rodea. Práctica ejercicios de meditación, respiración y postura de manos.